La Constitución detrás de los abusos

Desde el estallido de octubre, los autores de LOM ediciones han querido compartir algunas de sus ideas y reflexiones sobre las transformaciones que estamos viviendo. En esta oportunidad, Fernando Atria y Jaime Bassa se refieren a la incidencia de la actual Constitución en la cultura de los abusos y la necesidad de una carta fundamental nueva y verdaderamente democrática.

 

Los abogados constitucionalistas Fernando Atria y Jaime Bassa coinciden en que el malestar o la indignación social acumulada se debe a una cultura del abuso que está en todas partes. Al mismo tiempo, ambos identifican la participación de la Constitución de 1980 en la permanencia y consolidación de dicha cultura durante la posdictadura.

 

Para Jaime Bassa, la Constitución vigente es parte del problema porque las normas constitucionales, que configuran nuestros derechos fundamentales y sociales, han amparado la mercantilización y precarización de esos mismos derechos en distintas áreas de la vida en sociedad: salud, educación, trabajo, seguridad social, vivienda, medioambiente, etc. Las demandas sociales, que buscan mayor equidad, justicia y protección en todos estos frentes, han sido desoídas por las autoridades o abordadas con medidas cosméticas o subsidiarias que ignoran el carácter estructural de los problemas. “Debemos asumir que necesitamos una nueva Constitución”, dice Bassa. “No enfrentar las demandas en su sentido estructural prolongará las manifestaciones. La paz social no se va a conseguir petrificando las decisiones políticas de la dictadura y que están protegidas por la Constitución de 1980. Necesitamos una nueva Constitución para una sociedad más justa, equitativa y democrática”.

Fernando Atria, por su parte, señala que durante treinta años hemos vivido con una política incapacitada para actuar frente a los abusos y las demandas sociales. Esto se debe, en gran medida, a que la inspiración autoritaria de la Constitución hace imposible o muy difícil hacer algo distinto a mantener o profundizar el modelo neoliberal. “Detrás del abuso y detrás de la exasperación con una clase política que parece ser incapaz de contener el abuso, está la demanda por una Constitución distinta; una que, en vez de incapacitar la política, la habilite, y que le permita, entonces, actuar, ser el vehículo de manifestación de las demandas sociales de transformación”, sostiene Atria, y finalmente afirma: “Tiene que haber una nueva configuración de la política, una nueva Constitución, y esa nueva Constitución solo va a poder venir del pueblo. No va a ser una comisión de expertos, no va a ser una comisión bicameral, va a ser una asamblea constituyente que nos represente a todos”.

Te invitamos a escuchar las reflexiones de Jaime Bassa y Fernando Atria:

[https://www.youtube.com/watch?v=bUiEBTsbj4I&t=]

Jaime Bassa: “Esta Constitución es parte del problema. La forma en que configura nuestros derechos fundamentales ha generado un malestar importante”.

[https://www.youtube.com/watch?v=PasDDn0KNRw&t]

Fernando Atria: “Seremos nosotros los que tomaremos la nueva decisión fundamental sobre la política, que se llamará nueva Constitución”.

¡Estamos en medio de un proceso constituyente! Infórmate y participa:

 

Palabras clave:

nueva constitución, asamblea constituyente, derecho, constitución de 1980, proceso constituyente, derechos fundamentales, dictadura, neoliberalismo, autoritarismo