Lom Ediciones expresa condolencias por muerte de Fernando Castillo Velasco y destaca su lucha en la defensa de los DD.HH.
            

Lom Ediciones expresa condolencias por muerte de Fernando Castillo Velasco y destaca su lucha en la defensa de los DD.HH.

 
El  arquitecto y político chileno, que fue rector de la Universidad Católica, intendente de la Región Metropolitana de Santiago y alcalde de La Reina en cuatro periodos, murió hoy a los 94 años.
 
Luego de una longeva e intensa vida, falleció hoy el arquitecto y político chileno Fernando Castillo Velasco a los 94 años. Histórico militante de la Democracia Cristiana, encabezó la comuna del sector oriente en cuatro periodos: entre 1965 y 1968 (gobierno de Eduardo Frei Montalva), entre 1992 y 1993 (gobierno de Patricio Aylwin) y entre 1996 y 2004 (gobiernos de Eduardo Frei Ruiz-Tagle y Ricardo Lagos).
 
Durante el gobierno de Frei Ruiz-Tagle también lideró la Intendencia de la Región Metropolitana por un periodo de seis meses (entre marzo y septiembre de 1994). Castillo Velasco destacó durante la dictadura de Pinochet por su lucha en defensa de los Derechos Humanos. Como profesional, fue galardonado con el Premio Nacional de Arquitectura en 1983 y con el Premio América de Arquitectura en 1989. Posteriormente, en el 2008, recibió el Premio Bicentenario.
 
Tras conocerse la noticia, directivos de Lom Ediciones expresaron su “profundo pesar por el deceso del destacado arquitecto y político chileno, quien además ejerció sus funciones de hombre público siempre navegando contra la corriente. Sin duda, se trató de un hombre que fue marcado por valores de humanismo cristiano”.
 
Añadieron que “Castillo Velasco concibió al ser humano como sujeto central de su visión arquitectónica y a partir de él proyecta su ideal de vivienda, barrio, comuna, ciudad y país, en una dinámica donde se entrecruzan arquitectura y política, ética y estética”. 
 
 
“Esa mañana del 11 de marzo de 1998, cuando el general Pinochet asumía su nuevo rol de senador vitalicio en medio de un Parlamento sacudido por las manifestaciones de protesta originadas desde la calle o en la propia sala del Congreso, el exrector de la Universidad Católica sintió, como miles de chilenos, no solo vergüenza, sino una gran tristeza”.
 
“–Es cierto –señala– que todo esto estaba contemplado en un articulado de la Constitución que, a nadie cabe duda, fue torcidamente aprobada y que no tiene validez moral para quienes pensamos que el valor profundo de una Constitución está, precisamente, en que sea la expresión más profunda de los anhelos del pueblo. La herencia más fuerte de la dictadura, y que no ha sido alterada, es amparar sin restricciones a quienes poseen el capital en desmedro de quienes tienen cada vez menos” (Tiempos que muerden. Biografía inconclusa de Fernando Castillo Velasco, de Faride Zerán. LOM Ediciones y Universidad Arcis, 1998).